Eran las 8 de la mañana cuando sonó el teléfono de la habitación del hotel Río Amazonas, para avisarnos que nos estaban esperando para iniciar otro Tour, organizado por la gente de ECOTUR 2002 (Feria Internacional de Ecoturismo y Aventura ) realizada en la ciudad de Quito-Ecuador.

Tan lejos y tan cerca
Se cuenta que los habitantes de esta parte del planeta adoraban al sol, al Inti, entre muchos otros dioses y que en su permanente búsqueda, llegaron a estas tierras, donde el astro rey no produce sombra. Esto era mágico, como mágico es estar en la mitad del mundo, como asombroso es constatar la dimensión de los míticos Andes, casi religiosa.
Tan lejos del ruido, tan cerca del cielo, de la naturaleza, de lo inédito, de lo no vivido, del silencio y la soledad deseada, tan lejos de lo cotidiano, lo rutinario, lo experimentado, de lo recorrido, de lo agotado.
Tan lejos y tan cerca.

 En este mágico lugar, la energía se puede sentir, casi palpar, nos inunda, nos llena y desborda en forma alucinante.

Fuimos recibidos por María José y Jorge, nuestros anfitriones y propietarios de una Hacienda paradisíaca llamada "EL PORVENIR", ubicada en TIERRA DEL VOLCAN, que es una operación de turismo de aventura y turismo ecológico que se encuentra situada en el área del Parque Nacional Cotopaxi y toma su nombre de este formidable volcán y también responde a la presencia de varios otros, principalmente el Volcán Rumiñahui, Pasochoa, Sincholagua y Quilindaña y ofrece una variedad de posibilidades al turista en el ámbito de su orientación y especialización. El Parque Nacional Cotopaxi es un santuario ecológico de 36.000 hectáreas de superficie, con un atractivo muy especial para los amantes de la naturaleza. El mismo rodea al volcán que toma su nombre, que significa "cuello de la luna". Se levanta desde un valle que está alrededor de 2.750 metros hasta alcanzar una altura de 5.897 metros sobre el nivel del mar. El ancho de su cráter, de oeste a este, ha sido calculado en más de 500 metros y el ancho de norte a sur en 700 metros. El perfecto cono de nieves eternas del Cotopaxi alcanza 1.341 metros de altura.

ecuador estufa.jpg (69430 bytes) Luego de una hora y media de viaje por caminos de ripio y a tan sólo 58 kilómetros de Quito, llegamos a la hacienda "El Porvenir", ubicada en las faldas del volcán Rumiñahui. Un lugar realmente paradisíaco.
Está compuesta por nueve habitaciones dobles y una cuádruple, con una capacidad total de 22 personas.
Desde el momento que se ingresa a la casa, se siente su cálida bienvenida, matizada por dos chimeneas ubicadas en su acogedora sala, una tercera en el comedor y de dos funcionales estufas ubicadas en la parte superior que contribuyen a que los visitantes puedan disfrutar de momentos de relajación.

  ecuador hacienda 1.jpg (82801 bytes)La casa de hacienda, como se denomina a estas construcciones de la serranía, por su propia naturaleza conjuga el sentido de protección y abrigo con un adecuado confort que guarda relación con el sitio en donde se encuentra y el acertado uso de modestos materiales tales como el ladrillo, la paja, la madera de eucalipto vista, las paredes de adobe y adobón. Las habitaciones, llamadas Machais, vieja denominación que alude a las cuevas del páramo, inhóspito refugio de hombres y colibríes, más que cuartos formales, recuerdan las chozas construidas por los indios del altiplano con sus techos de paja y paredes hechas de estera, llamada así a los tejidos de caña o totora elaborados por las hábiles manos de los artesanos, cada una con capacidad para dos personas, a excepción de la principal que puede alojar a una familia de cuatro miembros y que por sus dimensiones se aproxima mucho más a las de las casas del páramo.

Tiene un comedor, el cual es calentado por una chimenea construida en el muro de tapial y mira hacia un gran patio rodeado de construcciones destinadas a uso agrícola, adornadas por la presencia del cambiante volcán Sincholagua y el cono magnífico del volcán Cotopaxi.

ecuador cabalgata.jpg (65043 bytes) Luego de disfrutar de las instalaciones y tomarnos unos "Canelazos", bebida típica de la zona compuesta por té de canela con naranjilla y licor, tanto Jorge como María José nos prepararon para salir a cabalgar. Se ensillaron en total unos quince caballos y salimos hacia las sierras, llegando hasta los 4.000 metros de altura. La vista era realmente hermosa, hacía mucho frío y se podían ver infinidad de copos de nieve sobre el suelo. A pesar de que los caballos están acostumbrados, luego de una hora, empezaron a manifestar síntomas de agitación provocados por la altura.

Al llegar a la casa, María José dio unas clases de estiramiento, debido a que la mayoría eran novatos y de esa forma se reducirían los dolores musculares y posteriormente nos ofrecieron una bebida llamada "Zunfo", que es para las alturas la cual tiene propiedades ecuador comida.jpg (96788 bytes) para la circulación de la sangre.
El almuerzo fue digno de un restaurante de 5 estrellas. De entrada una sopa de crema de arvejas con salsa de ají y rocoto, costilla de cerdo a la mostaza con llapingachos, tortilla de papas con queso y un delicioso mouse de limón como postre.
Un lugar que vale la pena conocer en donde la gama de posibilidades es muy amplia, desde simplemente disfrutar de un almuerzo en sus instalaciones para luego hacer pequeños recorridos a pie por la hacienda observando las magníficas vistas que desde ella se tiene. Realizar emocionantes paseos en mountain bike por rutas exclusivas, ascensiones por pequeños valles escondidos en los repliegues de las montañas, etc.

Las posibilidades son múltiples, variadas, riquísimas y por supuesto siempre de la mano de Jorge y María José.
El agradecimiento infinito a ellos, que con hospitalidad, simpatía y muy buena onda nos dieron la oportunidad de conocer este hermoso lugar digno de visitar.


Hasta la próxima